Ganando el mundo perdiendo a los hijos

–¿Pues si papi… y si jugamos carritos pues? Esta ha sido últimamente la manera en que mi hijo se acerca para recordar y decirme que no he atendido de él. Tengo una debilidad por la lectura. Una tendencia a devorar ocularmente todas aquellas grafemas conjuntas que atrapen mi interés. Quizá he caído en la insana rutina de la lectura…

¡No tomes más mi mano Papá!

Había decido escribir respecto de algunas vivencias que tengo con mi hiperactivo hijo Alejandro, por lo que  más de una vez, tomé tiempo para observar si su repentina independencia paternal se repetía más seguido; y en efecto, mientras crecía y tomaba mayor confianza de su entorno, reincidía en su autosuficiencia, llevando consigo los ‘duros golpes’…