El desafío de las 32 mil voces que gritamos contra los antivalores del Gobierno

Era imposible no erizarse mientras las 32 mil almas entonábamos las letras del Himno Nacional de Guatemala. Una mezcla de sentimientos provocaban un nudo en mi garganta y entre la indignación, coraje y melancolía, cantaba con notable desafino pero con inquebrantable pasión y como nunca antes las letras: “Nunca esquivan la ruda pelea si defienden su tierra y su…