Una bronca con las redes sociales: La muerte del pensamiento crítico y el empeño personal

En estos últimos tres años, he tenido el desafío de iniciar dos pequeños negocios en los que esencialmente brindamos servicios informáticos y tecnológicos; y en base a lo que observamos cada día, dispuse dedicar algunas líneas a un fenómeno global establecido hace unos años como lo es la información y comunicación instantánea. Estas, han venido literalmente a transformar nuestros estilos de vida, en particular de quienes estamos un poco más inmersos en ella; pero que ahora, se emplean en una proporción altamente errada, con mayor acentuación en la adolescencia y juventud.

Ya que se ha vuelto una situación ordinaria, y teniendo como apoyo las experiencias que personalmente compruebo cada día; identifico una serie de desaciertos que han venido a condenar a toda una generación de muchachos idiotizados por la banalidad y mal uso de las redes sociales, a la abolición, ineficacia e invalidez del pensamiento crítico. Por consiguiente, esto repercute negativamente en el desarrollo integral de cualquier comunidad, sociedad o país, pues al no existir voces audaces y profesionales en tópicos relevantes, los criterios mediocres -resultado de la ignorancia e indiferencia- se vuelven nulos y estériles, sean éstos en el campo científico, político, económico, religioso y demás ciencias; dándole lugar a los astutos y poderosos a seguirnos dando atol con el dedo, adueñándose incluso de nuestras emociones, y diciéndonos qué y cómo debemos pensar y vivir.

Las redes sociales se constituyeron en parte habitual del estilo de vida del ser humano en la segunda década del siglo XXI; y tal como es sabido, existen peligros concebibles cuando estos son utilizados de forma irresponsable, castrando el criterio conceptual y el desarrollo cognitivo de miles de jóvenes que, seducidos por el entorno virtual y apegados al paliativo consumismo, invierten notable dinero y extenuantes horas vida en frívolas terminales.

Al administrar estos negocios, he sido testigo del grado de importancia que los chicos tienen hacia sus estudios. Esto, de un análisis general observable en jóvenes entre los 13 y 20 años, otorgándoles una puntuación de 3 a 4 en un rango de 0 a 10. Un alto porcentaje de los evaluados, solicitan una “investigación” de las que muchas rayan en absurdo e infantil, pues piden que se les imprima un breve concepto que bien ellos pueden describir, o “investigarles” e imprimirles una imagen de esto o aquello, mientras que inmediatamente se acomodan ante el ordenador malgastando de dos a cuatro horas en Facebook y YouTube únicamente.

Desde luego, no tengo nada en contra de las redes sociales pues yo mismo las utilizo, ni mucho menos de la vida personal de los muchachos. Creo más bien, que el malgasto de tiempo y dinero es plenamente incumbencia individual y en buena medida paternal.

Los párrafos anteriores, se ven reflejados en un estudio sobre escolarización que anota otras causas acertadas de la incompetencia educativa juvenil guatemalteca, en el que se demuestran altos porcentajes de ineficacia básica estudiantil, y que con seguridad se emulan en los niveles diversificados y universitarios. Como resaltaba, esta lastimosa situación se evidencia en nuestra desplazada posición mundial, siendo títeres y objetos de laboratorio de superpotencias extranjeras que experimentan su tecnología y ciencia en ingenuos tercermundistas, haciendo de nosotros cada vez más: híbridos y baratos autómatas.

El profesor Nicolás Bentancourth en su artículo: La crisis educativa en Guatemala, expone: “El desarrollo de la ciencia y de la técnica es bueno y debe aprovecharse al máximo, pero el ABUSO en el uso de los medios audiovisuales y en los medios informáticos está limitando el desarrollo intelectual de la juventud.

La crítica y los comentarios acerca de los problemas nacionales ya no se observan entre los jóvenes, ahora es mas común escuchar conversaciones sobre los partidos de fútbol, de la novia, de asaltos y del acontecer rutinario, etc. Las fiestas y desvelos de fin de semana conducen a la juventud a los lugares propicios para fomentar el desprecio a los valores, los estridentes ruidos provocados por la música sin armonía, el alcohol y las drogas están terminando de embrutecer la hábil mente de la juventud chapina.

Lamentablemente, ya sea en los salones de clase o en la calle, no hay reacción adecuada, debido a que la apatía por el conocimiento provoca el rechazo por la lectura, y el amor a lo visual, a lo práctico o sencillo que no requiere de un esfuerzo mental está ganando terreno. Por consiguiente, se reduce la capacidad de análisis y de síntesis en los jóvenes y, parafraseando un poco lo que dijera un escritor guatemalteco, el doctor Mario Roberto Morales en su discurso de ingreso a la Real Academia de la Lengua, los medios audiovisuales están provocando el intelicidio, lo cual debe interpretarse como la muerte de la inteligencia.

El amor al arte, a la filosofía y a la lectura en general son poco comunes en los jóvenes guatemaltecos del siglo XXI… Lástima grande que la falta de lectura esté limitando la capacidad de pensar y de actuar en los jóvenes de nuestra linda Guatemala”.

¿Notó lo desastroso de la ignorancia y la indiferencia?

¿Dónde ha quedado el pensamiento crítico? Dormido en nuestras manipuladas mentes, en donde la lectura de contenidos serios y el estudio analítico y responsable no tienen cabida por estar ocupada de plataformas abstractas que se han instalado profundamente en nuestras neuronas, capaces de desorientarnos de lo real y significativo.

“Ser capaz de utilizar un pensamiento crítico significa que piensas por ti mismo, que no aceptas las ideas y opiniones de los demás simplemente porque lo dicen ellos, lo dice la mayoría o lo dice la sociedad, sino porque has pensando en ello, conoces los argumentos a favor y en contra y has tomado tu propia decisión respecto a lo que consideras verdadero o falso, aceptable o inaceptable, deseable o indeseable…

…Por supuesto, tener un pensamiento crítico no significa llevar la contraria a todo el mundo o no estar de acuerdo con nadie jamás, pues eso tampoco sería un pensamiento crítico, sino tan solo un modo simple de pensar que se limita a llevar además en consideración lo contrario de lo que piensen los demás. Por lo tanto un pensador crítico es capaz, humilde, tenaz, precavido, exigente.” (Wikipedia: Pensamiento Crítico)

Como mencioné anteriormente, este penoso y preocupante análisis se identifica en chicos no mayores de veinte años, en lo que atañe a mi restringida comunidad y entorno laboral, y esto a lo mejor pase únicamente aquí; sin embargo, lo que realmente indigna es que la población de jóvenes “profesionales” de 20 a 30 años imiten de igual forma las adicciones y deficiencias de sus antecesores.

No se ustedes, pero a mí me produce un enérgico rechazo el atender a “universitarios” para que les haga una “investigación” mientras que inocentemente se aplastan frente a la computadora para chatear, comentando fotos y revisando muros en Facebook durante algunas horas. Ni hablar de cuánto tiempo se entretienen en sus ‘gadgets’ como niños encantados en el país de las maravillas. Luego quejándonos de nuestra realidad social, familiar, política o económica, entre otras, si somos nosotros quienes la construimos. ¡Sí, con razón estamos como estamos!

“A la juventud le corresponde defenderse, estudiar como hacen coreanos y japoneses, por su propio empeño, para saber más que los maestros y dominar el entorno. Los jóvenes que lean y estudien saldrán adelante, pero si no lo hacen, el país llamado Guatemala tarde o temprano se acabará.” (Méndez Videz, Cultura y Educación, elPeriódico, 02 octubre 2014)

¡Piensa, te va a gustar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s