Feliz Día de las Madres (No a todas)

madre-picasso

Supongo que el título no es algo atractivo ni alentador para el lector sentimentalista. Incluso imagino percibir desde ahora, una de críticas poco agradables e injustificables por el hecho de no aplaudir ni celebrar con todas las madres.

Quiero ser breve. No festejaré ni felicitaré a todas quienes han tenido la dicha de traernos al mundo un hijo, un hermano, un compañero, un amigo, una esposa o un esposo. Mi felicitación es exclusiva.

– Felicito y aplaudo a la madre que a pesar del infinito trabajo realizado en el día, espera con paciencia y cansancio la llegada tardía de sus hijos.
– Felicito y aplaudo a la madre que sacrifica incluso su propia vida para llevar un pan a la mesa.
– Felicito y aplaudo a la madre que se limita a ella misma con tal de dar lo mejor a los suyos.
– Felicito a la madre talentosa, a la emprendedora, a la madre soñadora.
– Aplaudo a la madre que se vale de todo lo digno y honesto para sacar adelante a aquellos niños que fueron abandonados por un padre carente de hombría quien los abandonó justo antes de nacer o después de ello.
– Abrazo a la madre que llora por el desprecio de sus hijos, sin saber ellos, que las limitaciones que impone su progenitora es para hacerlos personas de bien.
– Aplaudo a la madre creativa, a la madre amiga, padre, confidente e incondicional.
– Aplaudo a la madre piadosa, aquella que riega sus lágrimas orando a Dios por el bien de sus hijos.

NO FELICITO NI APLAUDO A LAS MADRES….

…quienes decidieron interrumpir la vida de un inocente e inofensivo ser para no manchar su reputación y apellido.
…quienes abandonaron a sus hijos para “disfrutar la vida” apostando por un mayor postor.
…quienes buscaron la vía rápida de “dinero fácil” despreciando las labores honrosas y sacrificiales al rebajarse denigrando su alma y cuerpo.
…quienes decidieron vender como a un objeto a quien dieron a luz, solo para satisfacer sus caprichos.
…quienes tratan a sus hijos como sirvientes y extraños.

Este el motivo de mi exclusiva felicitación.

Doy gracias a Dios por estar aquí, se que un día mi madre tuvo la valentía de darme esta oportunidad de vivir. No importa cuáles hayan sido los motivos de mi concepción, le doy gracias por estar aquí ahora. Aunque su ausencia en vida fue notable, sus buenas enseñanzas que rescato son mi impulso para procurar ser el hombre trabajador que desde niño nos recalcó. ¡GRACIAS MAMÁ DONDE QUIERA QUE ESTÉS!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s