Dos Santos Más a la Colección

Imagen

Casi puedo asegurar, que la mayoría de los que leerán el título del presente post, leerán eso nada más. No intento ser pesimista, describo lo anterior con una corazonada realista; somos gente (los latinoamericanos mayormente) no dados al placer de la lectura, y los que encontramos en ella un deleite, se nos margina en una brutal estadística del 1%. Esa quizá, sea una de las razones por la que se nos califica de ignorantes, subdesarrollados, tercermundistas, entre tantos apelativos que me incomodan; los que hacen de nosotros, según los astutos y poderosos, personas fáciles de manipular.

El artículo a continuación, más que una declaración, es una invitación. Una invitación a la verdad, a huir del camino fácil, a encontrarse con la vida, con la libertad, a desatarse el paño de los ojos, a romper las cadenas disfrazadas de devoción y piedad, a salir de los atajos que tarde o temprano conducen al precipicio. Si, eso es, una invitación fiel y digna de ser recibida y aceptada.

Las subsecuentes líneas son una copia íntegra, colaboración tomada con permiso del perfil del Pastor y Licenciado Byron Delvin Mazariegos, de las que bien deseo, motive a su estudio, reflexión y decisión. ¡Piensen, les va a gustar!

CANONIZACIÓN DE HOMBRES ELEVADOS A LA CATEGORÍA DE SANTOS

“La reciente resolución que el Vaticano dio acerca del reconocimiento oficial de los dos ya extintos Papas de Roma, más influyentes del siglo XX, ha sido recibido con mucha devoción en el mundo católico. Mi apreciación desde la teología evangélica muestra preocupación, pues, las implicaciones que esto tiene para la fe y para la cultura occidental, debe hacernos pensar al respecto.

Primero, es una contradicción teológica esta clase de determinaciones, pues, cuando uno lee los estudios exegéticos y teológicos de los eruditos católicos, es impresionante su acercamiento a la cristología y no hay casi ninguna diferencia entre la cristología protestante y católica. La praxis pone de manifiesto una vez mas, que los avances del Concilio Vaticano II siguen quedándose al margen pues prevalece la tradición y el modus operandi de una iglesia que se actualiza en apariencia para estar acorde a la cultura, pero en esencia sigue siendo la misma de siempre: idólatra.

Segundo, la canonización parece ser más que un reconocimiento de santo posmortun, lo cual, bíblicamente no tiene ningún fundamento. Pero, en el fondo, lo que se persigue es mantener la fe errática de miles de fieles, que siguen colocando su confianza en figuras humanas, como supuestos mediadores entre Dios y los humanos, despojando a Jesucristo de su honor, de su realeza y su señorío.

Tercero, cuando revisamos de manera atenta la Biblia, sobre el lugar que ocuparon los hombres de Dios como instrumentos de bendición, jamás encontramos, ni en Pedro siquiera, una pretensión de colocarse como mediador santificado, ni en vida, mucho menos ya muerto. Siempre buscaron glorificar a Cristo y jamás llamaron la atención hacia ellos mismos como personajes milagreros que poseían un poder extraordinario propio. Veamos esto: “Al ver esto Pedro, habló al pueblo: «Israelitas, ¿por qué os admiráis de esto? ¿o por qué ponéis los ojos en nosotros, como si por nuestro poder o piedad hubiéramos hecho andar a éste? El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros entregasteis y negasteis delante de Pilato, cuando éste había resuelto ponerlo en libertad. Pero vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diera un homicida, y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios resucitó de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos. Por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, lo ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros”. (Hechos 3:12-16 RVR95). Además, en su encuentro con el Centurión Cornelio, el comportamiento de Pedro contradice las decisiones de la curia católica: “Al otro día entraron en Cesarea. Cornelio los estaba esperando, habiendo convocado a sus parientes y amigos más íntimos. Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirlo y, postrándose a sus pies, lo adoró. Pero Pedro lo levantó, diciendo: —Levántate, pues yo mismo también soy un hombre”. (Hechos 10:24-26 RVR95).


Pablo y Bernabé también se comportaron como siervos de Dios sin pretensiones de ser reconocidos como que por ellos se beneficiaban de los milagros: “Entonces la gente, al ver lo que Pablo había hecho, alzó la voz, diciendo en lengua licaónica: «¡Dioses con la semejanza de hombres han descendido a nosotros!» A Bernabé llamaban Júpiter, y a Pablo, Mercurio, porque éste era el que llevaba la palabra. El sacerdote de Júpiter, cuyo templo estaba frente a la ciudad, trajo toros y guirnaldas delante de las puertas, y juntamente con la muchedumbre quería ofrecer sacrificios. Cuando lo oyeron los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus ropas y se lanzaron entre la multitud, gritando y diciendo: —¿Por qué hacéis esto? Nosotros también somos hombres semejantes a vosotros, que os anunciamos que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay. Pero aun diciendo estas cosas, difícilmente lograban impedir que la multitud les ofreciera sacrificio”. (Hechos 14:11-15, 18 RVR95).

Cuarto, el Nuevo Testamento claramente afirma que Jesucristo, por su naturaleza divino-humana y por haber ofrecido su vida en la cruz, es el Único que puede mediar entre Dios y los humanos: “Esto es bueno y agradable delante de Dios, nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad, pues hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo”. (1 Timoteo 2:3-6 RVR95). El escritor a los hebreos afirma: “Por tanto, teniendo un gran Sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. No tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”. (Hebreos 4:14-16 RVR95). No existe ningún mediador humano, ni siquiera María la madre de Jesús, que nos pueda accesar a Dios. SÓLO JESUCRISTO (Juan 14:6). Cada creyente en Cristo, cada persona que invoque a Cristo, y sólo a Él, de seguro encuentra el acceso directo a Dios Padre.

Quinto, Jesús también enseñó que sólo podemos accesar a las promesas de Dios, invocando Su Nombre: “Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pedís en mi nombre, yo lo haré”. (San Juan 14:13, 14 RVR95).

Más claro no puede estar. Lo preocupante es ver cómo esta clase de decisiones lo que hace es ahondar la ceguera de muchas personas. Cristo ama al ser humano y espera que sus ojos sean abiertos para que conozcan la verdad. La verdad no está en lo que los hombres deciden a base de su autoridad eclesiástica, pero al margen de lo que la Escritura enseña. La verdad está en la Biblia. Los amigos y amigas católicos, deben decidirse a explorar la Biblia para que les alumbre el evangelio de Jesucristo. Les amamos y deseamos que puedan volver su mirada, únicamente al autor de la salvación, Cristo Jesús.

También muchos evangélicos deben dejar de considerar superlativamente a ciertos hombres de Dios, porque corren el riesgo de caer en la idolatría”

-¡Hasta el próximo post!

 

Anuncios

Un comentario en “Dos Santos Más a la Colección

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s