Me Sorprendés Huelguero Universitario

HuelgaUSac

En mi papel de minúsculo observador, me propuse sintonizar algún canal de TV para entretenerme un momento. Capturó mi atención el Desfile de Huelga 116 de la Universidad de San Carlos de Guatemala . Vi por unos minutos y con todo lo que escuché, alcancé a guardar alguna que otra frase que consideré para mí reflexiva y oportuna.

De paseo con mi familia la noche de ayer, nos encontramos con una escena un tanto semejante a lo que presencié en televisión el día anterior. Hombres, y quizá algunas mujeres, vestidos con sotanas negras y los rostros cubiertos, acaparaban la atención de centenares de curiosos entusiastas, más atentos a cada palabra y gestos del disertador, que a la bien estructurada homilía del cura o del pastor.

Tanto en los actos de TV como el que en persona presencié, noté un patrón en común de los discursos que me impulsaron a escribir este post.

Previo a entrar en lo medular, quiero aclararte que todo lo acá referido no apunta exclusivamente al estudiante universitario de “la San Carlos”, sino a todo aquel a quien cómodamente le sienta esta lectura, incluyéndome. Doy a conocer también, que NO pertenezco a ninguna U privada ni tengo afinidad política alguna de ningún color como para que ser apuntado PRO de alguno de éstos y antisancarlista. Me considero simplemente un libre pensador.

Huelguero Universitario: Me sorprendés.

– Me sorprende como podés llamarte “Estudiante Universitario” con esa bajeza de vocabulario que no es superada, creo, por los iletrados y drogadictos delincuentes de las pandillas. (con respeto por mencionarles).

– Me sorprende tu nivel de cultura, academia y preparación, al escupir semejante verborrea adornada con humor negro características improbables del más vil vagabundo del callejón.

– Me sorprende tu crítica inequívoca y medio estudiada, lucida de articulaciones propias de personas malcriadas que jamás recibieron clases en algún salón.

– Me sorprende tu falta de respeto al ciudadano promedio quien te escucha, ya que cuando pensás que tu mensaje solo lo capta aquel quien atención te presta, en tu “inconsciencia” educás con vulgaridad a los niños que nos rodean.

– Me sorprende como tu crítica apunta al corrupto del gobierno, si cuando juntás la plata que le sacás al ya extorsionado transportista, lo que te queda lo gastás en la primera venta de “polarizadas” baratista.

– Me sorprende “tu valentía” al relucir los errores de otros con tu cara cubierta.

– Me sorprenden tus coloridas sátiras de los personajes públicos, creyéndote inerrante, correcto e íntegro. ¡Sos casi un dios!

– Me sorprende como dejás ver a la mujer: un producto, una marioneta o un objeto en alquiler; sin ponerte a pensar que podrías estar hablando de tu madre, tu hermana o tu mujer.

– Me sorprende que pensés que por el hecho de leer un papelito donde criticás y denigrás a tus semejantes, considerás que así sos relevante.

-Me sorprende que tu elevada creatividad e intelecto alcance solo para hacer comparsas, carrozas, bailes, pancartas y capuchas; y no para presentar e iniciar propuestas que motiven positivamente a los que somos espectadores y escuchas.

Sobraría cuanto me sorprendés. Pero no quiero gastar mucha pluma para decirte que con tu acento soez, en lugar de verte como estudiante vía a profesional, dejés de ver que te parecés más al delicuente asaltabuses casual.

Punto Final

Si. Quizá estas líneas las haya escrito con el hígado y no con el corazón, pero quería hacer de manifiesto mi repudio e indignación, ya que por el simple hecho de calificarte como “estudiante”, lográs desprestigiar a aquellos que con esmero, respeto y sacrificios, procuran hacer de nuestra Guatemala un país diferente, comenzando con ellos mismos; sin recurrir a los shows académico-públicos que no hacen más que entretener sin tener alguna trascendencia significativa, más que cultivar resentimientos, mediocridad y vulgaridad  incalculable en tus hermanos, los ciudadanos.

¿Qué hacés esto por que el gobierno y los empresarios jamás te van escuchar de buena manera? Refinada objeción. Pero si querés lograr un cambio, un camino alterno, progresivo y justo en una desgraciada nación, comenzá con vos y yo conmigo.

Solo porque la ley nos permite comunicarnos y comportarnos como idiotas no significa que tengamos que actuar así, también existe la ética, la moral y el raciocinio.

¡Piensa, te va a gustar!

Anuncios

Un comentario en “Me Sorprendés Huelguero Universitario

  1. Que bien este post, es mucho de lo que yo pienso al respecto, en mi caso dejo a un lado lo del vocabulario, creo que siempre he sido mal hablado y para mí eso no hace mucha diferencia, pero claro todo lo demás, como el hecho de creerse el REVOLUCIONARIO por leer un boletín con la cara tapada, y luego nunca más en todo el año aparecerce en una lucha del pueblo, habrá quien diga, “esque los que hacen eso no son universitarios”, ok se entiende pero entonces que pasa con VOS que si sos un “Orgulloso San Carlista” porque no le das el sentido a esta manifestación así con los fines por y con los que fue creada? Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s